La vida en Eslovaquia

Llevo dos semanas aquí y sigo acostumbrándome, mi desayuno/almuerzo es a las 8 am, mi comida a las 12 o 1pm y mi cena por ahí de las 7pm, pero ya no sufro (tanto) mis tripitas ya no me delatan y ya comí queso dos veces ¡YES EN INGLÉS! (Áno en eslovaco, sí en español) como usteeee lo leyó, ya comí queso, repito, ¡ya comí quesooooooooou! y la mera verdad no está tan gacho, aún así lo sigo evitando, pero pues ya es un avance, pídanle a la vida con mucha fé y pa´ cuando regrese a México nos vamos por unas pizzas.

Por cierto, ya no se me olvida quitarme los zapatos en casas ajenas jaja.

Aquí todo queda super cerca, la ciudad es muy pequeña, es algo así como Ciudad Victoria pero versión europea veaaaaa, todos hablan eslovaco,  en las tiendas nadie habla inglés, pero la gente es amable y trata de explicarte literalmente con señas, mmm… excepto la señora de la estación de tren, esa sí es bien enojona, pero a ella le llevamos todo escrito en papelitos.

Ayer tuve mi primera conversación real con un extraño en eslovaco, la verdad fue súper básica pero yo brincaba de emoción.

-Ahoj! hovoríte po anglicky? rozumiete po španielsky?
– Nie, slovensky
-ja hovorím po truchu slovensky
-dobré
-(aquí ya no supe) soooo, Zillina??
(con señas me dijo que iba pa´Zilina también)
-mmmm where are you from?
-Mexico, Francia and Austria
– ohhh wow
– jijij Ďakujem
-Dovidenia
-Ahoj

con eso yo ya me sentí la maaaaaaaás experta del mundo, hasta que hoy fui al super y de la serie “compré cal en lugar de harina cuando era pequeña” les presento “compré chicharos en lugar de paolimtas” jajajajja o seaaaaa antes de que piensen o digan cualquier cosa, les juro que si parecían palomitas, de hecho no sabía que eran chicharos hasta que pasó esto:

WhatsApp Image 2017-09-18 at 11.41.18 AM

y cuando usé el traductor jaja

la casa huele horrible, la tabla se quemó, mi cabello sigue apestando a humo y quizás mis roomies me hagan ojo. Pero ¡heeeeeeeeeeeeeeey! les juro que no me vuelve a pasar, y que pa´ la próxima preguntaré o revisaré el traductor antes de comprar algo.

Y bueno, con la frase de mi mamá me despido:

“Cuidado hijita, no se vayan a comer cosas para perros o gatos”

 

 

Kenia Banda

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s